PROTECCIÓN DE DATOS

Desde el 25 de mayo de 2018, los datos de carácter personal, su custodia y su uso, están regidos en exclusiva por el RGPD, en toda Europa.

Las empresas y autónomos, tienen que disponer de autorización expresa (no vale la tácita, como ocurría con la LOPD) para custodiar y utilizar los datos personales de cualquiera. También ha de informar previamente y contar con la autorización expresa para cederlos a terceros aunque sea en el uso razonable de la propia labor profesional. Supone una adaptación en procedimientos contractuales, y de comunicación muy importante, por lo que podemos serle de gran ayuda.

En España sustituyó a la LOPD. Implica novedades importantes, elevando las cuantías de las sanciones (ahora van desde los 40.000 euros hasta los 20 MM o el 4% de la facturación) y exigiendo una responsabilidad proactiva sobre la gestión de los datos personales.

Este Reglamento es de OBLIGADO CUMPLIMIENTO, y obviarlo puede suponer un problema importante para la organización y para sus directivos.